ESTRECHAR BIEN LA MANO AL SALUDAR

.   ESCUELA DE COCINA Y POSTRES   JOAN VILLARÓ

      =V I V E N C I A S   G A S T R O N Ó M I C A S=

ME ESTRECHÓ LA MANO CON ENERGIA 

-NO ME FIO DEL TODO DE  ESA INFORMACIÓN, YA QUE SIEMPRE ME HAN HABLADO BIEN DE ESTE RESTAURANTE Y DEL PROPIETARIO DEL MISMO. PARA SABER SI ES CIERTA, NO ME QUEDA MAS REMEDIO QUE VIVIRLO YO MISMO CUANDO EMPIECE A TRABAJAR EN EL- El cocinero saliente, Francisco, me habla muy mal de su último puesto de trabajo refiriéndose al   lugar donde ahora mismo, yo empezaría  a trabajar como cocinero.

Sin parar, mueve la cabeza de forma negativa con las venas del cuello muy salientes y la cara roja como un tomate  quizás, por el enfado o la mala experiencia vivida en el mismo. Me lo dice repetidamente   como invitándome a no ir. Me lo comenta apenas unos metros de la puerta de entrada cuando  sale  con la ropa y la maleta con sus propios cuchillos.

-GRACIAS POR TUS ADVERTENCIAS SOBRE EL MAL CARACTER DEL PROPIETARIO- Le digo y continuo.  -PERO A VECES, LAS PERSONAS NOS PODEMOS CAER MAL MUTUAMENTE COMO PUEDE HABER SIDO TU CASO, YO, SUELO TENER MUCHA PACIENCIA EN EL TRABAJO, Y SIEMPRE, PONGO EN LA BALANZA LO QUE PESA MAS, ES DECIR, LO NEGATIVO O LO POSITIVO, ES ENTONCES, CUANDO ACTUO EN CONSECUENCIA-

 Como vi que era una persona inestable y muy mal hablada, por lo menos es lo que pensé, no le hice mucho caso y crucé el umbral de la lujosa puerta de entrada de cristal y gruesos perfiles de aluminio. Sendas plantas de gran altura con hojas verdes y muy floreadas en su parte superior se divisan  desde el exterior. El vestíbulo, es ciertamente muy acogedor con varios sofás de cuero caro a ambos lados. Enfrente, la mesa de recepción en forma de U y una simpática chica uniformada, anuncia mi llegada nada mas verme, al propietario Sr. Castro, el cual, desde la puerta que da al comedor me saluda con mucha educación. 

-BIENVENIDO A ESTA CASA JOAN, ESPERO QUE TE ENCUENTRES A GUSTO EN LA MISMA, ESO ES AL MENOS LO QUE DESEAMOS TODO EL PERSONAL Y YO  COMO PROPIETARIO- Me estrecha firmemente la mano con energía y pienso por unos segundos, lo que muchas veces he oído. Si una persona te saluda con la mano floja, denota falsedad o que es poco de fiar. Este no es el caso. No sé si será verdad este dicho, ya lo podré comprobar con el paso de los días. Y hoy toca................. CREMA DE OREJONES CON AVELLANAS.  .  En una cazuela, pondremos 8 yemas, 8 cucharadas de azúcar, 1 cucharada de Maizena y ¾ de kg. de orejones que habremos puesto en remojo veinte minutos con leche justo a cubrir y triturados con el Turmix. Ya una vez añadidos, terminaremos poniendo 1 litro de leche, 4 cucharadas de leche condensada y 5 cucharadas de avellanas trituradas.  Removeremos continuamente con el batidor manual de varillas y a fuego muy bajo. Añadiremos un poco mas de Maizena, si vemos que está poco espesa, o más leche si la queremos más clarita. También, rectificaremos de azúcar a nuestro gusto. A la primera ebullición, se saca del fuego, se tritura y se cuela con el colador fino. La serviremos bien fría. Antes hay que cocer cinco minutos la maizena.



hace 3 años, 10 meses, 2 semanas





Comentarios (0)