EL PLACER DE COMER NO DEBE VERSE AFECTADO


EL PLACER DE COMER NO DEBE VERSE AFECTADO

E S C U E L A      D E    C O C I N A     Y     P O S T R E S

                J   O   A   N          V   I  L  L  A  R  Ó

     =V  I  V  E  N  C  I  A   S       G  A  S  T  R  O  N  Ó  M  I  C  A  S=

EL PLACER DE COMER NO DEBE VERSE AFECTADO

El director de una revista para la cual trabajo haciendo recetas de cosecha propia, junto con la redactora jefe y yo, estamos sentados en una mesa cerca de la  ajetreada cocina del restaurante con el consiguiente ir y venir de los camareros y el correr de los cocineros en su interior, cosa que se aprecia perfectamente a través del amplio ventanal con una gran abertura de pared a pared. No me encuentro muy a gusto si he de decir la verdad por la proximidad de la cocina a nuestra mesa,  ya que me parece que estoy trabajando en vez de disfrutar de una buena comida  y eso no es bueno. A cada momento su cosa. El placer de comer, no debe verse afectado por malos pensamientos o con el ir y venir constante de los camareros pasando continuamente por nuestro lado y casi rozándonos con el codo, aunque hay que entender que ellos trabajan claro, pero nosotros no. Así, no se disfruta de una buena comida y más cuando también se hoye algún grito mal sonante procedente de la cocina. También es importante que las mesas no estén muy próximas y casi pegadas las unas con las otras. Si, ya se, que el restaurante no deja de ser un negocio y hay que aprovechar el espacio, pero se tiene que pensar un poco en el cliente ya que hay mucha gente que no le gusta oir las conversaciones de los demás y los demás que tampoco oigan la nuestra, a mi personalmente me da igual estar sentado en estas condiciones ya que soy del oficio y lo entiendo pero a la mayoría no. Cuantas veces hemos oído la frase que muchos comensales dicen.  Comimos bien pero estábamos muy apretados. La comodidad en un restaurante es parte primordial, tanto para el personal, como para los clientes, aunque a veces todo no se puede tener, claro.

CANAPÉS CON ANCHOAS Y PIMIENTO ESCALIBADO

Pasaremos por el pasapurés, tres patatas una vez hervidas y escurridas, mezclándoles  5 anchoas ya picadas en el mortero junto a 1 diente de ajo frito, y la yema de 2 huevos duros. Una vez bien mezclado untaremos rebanaditas de pan tostado cubriéndolas con un trocito de pimiento escalibado

ENTRA EN “YOU TUBE” Y TECLEA  VIDEOS DE JOAN VILLARÓ. SON DIFERENTES, YA VERÁS.

 

 

 

 




hace 3 años, 4 meses, 3 semanas





Comentarios (0)