OTRA VIVENCIA GASTRONÓMICA DEL MAESTRO COCINERO JOAN VILLARÓ. Se le terminó la paciencia al chef

Estaba muy acostumbrado al verle así, por eso, no me chocó para nada, la incoherencia y contradicción en sus palabras  como así, las maneras de comportarse. Pronto descubrí, que aquel estado procedía de su acostumbrada embriaguez. Su voz variaba rápidamente y unas pequeñas gotas de  sudor aparecieron por su frente.

El chef Paolo se percató de su presencia y levantándose  de su mesita ubicada en el cuarto interior cerca de la cocina desde donde solía escribir el menú del día , con una exagerada cordialidad y mano izquierda, se acercó a Lorenzo.

- CREO QUE NO ESTÁS EN CONDICIONES DE ENTRAR HOY AL SERVICIO, VUELVE A TU CASA Y DESCANSA-

 

Con esta, era la quinta o sexta vez, vez que el tercer cocinero  Lorenzo, acudía al trabajo en aquel estado.

Se fue sin mediar palabra andando con una inseguridad que se notaba a lo lejos. El chef y yo, nos sentamos de nuevo y durante unos momentos ví en su cara un sentimiento de piedad y mitad  pavor. Teníamos que admitir que Lorenzo (nombre ficticio para preservar su identidad) era un gran cocinero, pero la enfermedad podía con el y según me dijo, no tenía más remedio que hablar con el señor Bernardo, el propietario del restaurante para explicarle la situación.

Esta era,  otra de las duras facetas que viví a lo largo de mi vida profesional trotando por estas cocinas y es que Lorenzo era un buen compañero de trabajo y gran amigo que prácticamente todos los componentes de aquella cocina intentamos ayudarle en más de una ocasión.

El chef y yo, seguimos con nuestro trabajo diciéndome.....

-JOAN, ¿QUE GÉNERO HAY EN LA CÁMARA QUE NOS INTERESE SACAR?- Me comentó Paolo mientras se disponía a escribir el menú del día para pasárselo después, al maitre Agustín.

 

Y hoy……………

 

GRAN CAZUELA ARROZ CALDOSO DE LA PAYESA DEL PIRINEO.

En cazuela no muy honda, freiremos  1 cebolla cortada a tiritas muy finas junto con 1 pimiento verde cortado de la misma manera y 4 alcachofas en mitades( quitar la pelusa para que no amargen) Pasados unos cinco minutos, añadiremos 5 dientes de ajo picaditos y rápidamente, 400 gr. de arroz que con una cuchara de madera, lo rehogaremos bien unos tres minutos con el fuego bajo. Cubriremos tres veces con caldo de pollo ya terminado, colado y arreglado de sal.  Removeremos bien para que no se pegue. Cuando lo probemos y veamos que ya está casi hecho, (lo dejaremos un poco crudito para que se termine de hacer fuera del fuego).  

 

 

ENTRA EN “YOU TUBE” Y TECLEA VIDEOS DE JOAN VILLARÓ. SON DIFERENTES, YA VERÁS.

Escuela de cocina y postres Joan Villaró. Escuela galardonada por su enseñanza de calidad.




hace 3 años, 1 mes, 5 días





Comentarios (0)